El Consejo de Ministros lo aprobó el 19 de mayo, mediante un Real Decreto el nuevo RIPCI (REGLAMENTO DE INSTALACIONES DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS) y su texto definitivo aparecía en el BOE el 12 de Junio.

El objeto del nuevo RIPCI es determinar las condiciones y los requisitos exigibles al diseño, instalación, mantenimiento e inspección de los equipos, sistemas y componentes que conforman las instalaciones de protección activa contra incendios.

El RIPCI es fundamental para la seguridad contra incendios ya que incorpora tanto las exigencias derivadas de la implantación de la legislación europea, como la regulación de los sectores que no estaban contemplados y los productos que no se encontraban amparados por normas armonizadas.

En la publicación se concretan los siguientes aspectos:

• Las condiciones y requisitos que deben cumplir los equipos, sistemas y componentes de protección contra incendios.

• Las condiciones de habilitación y funcionamiento de las empresas instaladoras y mantenedoras.

• Las condiciones para la instalación, puesta en servicio, mantenimiento mínimo e inspecciones periódicas de estas instalaciones.

• El régimen sancionador.

Las instalaciones de protección contra incendios se regían hasta el momento por un Reglamento del 5 de Noviembre de 1993. No obstante, la evolución, tanto de la técnica como del marco normativo, ha hecho imprescindible actualizar y revisar los requisitos establecidos en el citado Reglamento.

Puede consultar el texto completo del nuevo RIPCI, como un resumen realizado por Tecnifuego con los principales cambios entre el nuevo RIPCI publicado y su anterior versión del año 1993.

Casmar irá informando de forma más detallada acerca de los puntos que sean de especial interés para el sector o que afecten a los productos que distribuimos, como la regulación de los generadores de aerosol, que están contemplados en el nuevo reglamento o como por ejemplo, la duración máxima de la vida útil de los detectores.